Carta abierta a La Sexta Noticias

Amigos de la Sexta:
Espero que tengáis claro qué audiencia teneis.
Lo digo porque en los debates como “al rojo vivo”, “más vale tarde” o “la sexta noche” estamos viendo una tendencia a “equilibrar” las opiniones conservadoras-liberales y el resto.
Es conveniente que observeis la audiencia que tienen programas que no tratan de “equilibrar” nada, como “Salvados” o “el Intermedio”, para que seais conscientes de qué seguidores tiene la Sexta.
Y eso ocurre porque el desequilibrio está en los medios: arrasa la derecha, lo conservador, lo liberal. Por eso muchos espectadores buscamos, no equilibrio, sino opiniones serias, coherentes, contrastadas y, sobre todo, arriesgadas en las propuestas por conservar un Estado Social que actualmente está cuestionado por expertos. Por expertos pagados por especuladores que intoxican la opinión pública.
Los “equilibrios” en un mundo altamente desequilibrado no son atractivos para los que queremos escuchar opiniones alternativas.
Si éso no es capaz de proporcionarlo La Sexta Noticias, apaga y vámonos. Literalmente.

Saludos de un fiel seguidor que tiene presintonizada vuestra cadena.

Anuncios

Leer entre titulares

Si nos dejamos llevar por lo que leemos en titulares de noticias (prensa, radio y tv), por frases pronunciadas o escritas con  aseveración y rotundidad, nos estamos dejando manipular, así de sencillo. No podemos creer sin más esos titulares puesto que detrás de ellos podría haber, y de hecho hay en muchos casos, intereses.

Un ejemplo: se está creando un caldo de cultivo para un alto desencanto político que va a conducir inevitablemente a una alta abstención en las próximas elecciones, porque no tenemos políticos que estén ‘a la altura’ (“todos son iguales”).

Los partidos no nos representan, eso es cierto, o al menos no dan explicaciones, no cumplen sus programas, no hablan con los ciudadanos. Como también es cierto que no votar es tanto como poner las cosas muy fáciles a los dos partidos mayoritarios.

Si no aumenta la participación, la pérdida de apoyo que pueda tener -por ejemplo- el Partido Popular no se va a traducir en una pérdida suficiente de una mayoría que le pueda seguir permitiendo gobernar, esto lo debemos tener claro. Tradicionalmente el voto a la derecha no es tan crítico con sus opciones políticas como el de izquierda, por lo que es de esperar que no pierda tantos votos como pueda creerse a priori; pero si, además, una gran parte de votantes se abstiene porque no encuentra candidatura a su medida, se consigue que las mayorías (para los dos únicos partidos que pueden conseguirlas de momento) sean mucho más fáciles de conseguir. Es la ley d’Hont. Si el PP perdiera, por ejemplo, un 25% de sus apoyos, sólo descendería en un 15% el número de escaños con la misma (o menor) participación que las anteriores elecciones.

Por ello es fácil de entender que desde los propios medios afines a la derecha se esté fomentando este discurso que desanima la participación, puesto que es la única forma de amortiguar su posible caída en votos. Sin embargo, si la participación aumentara, digamos un 15%, no sólo podría llegar a perder un 30% de escaños, sino que también se abriría incluso la posibilidad a que entrara con fuerza algún nuevo partido en el parlamento. Un partido que sí entiendan los ciudadanos descontentos que los representan.

Esto es algo que nos debemos plantear muy seriamente en cada consulta electoral.

 

escaños PP

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

(Enviado a El País, no publicado)