Ser de derechas es un error, con todos mis respetos

Bueno, no es totalmente cierto si tienes intereses propios en juego, hablo de empresarios de verdad, de los “der taco” como dicen en mi tierra… A quienes defienden, sabiéndolo, el consenso de Whashington se les nota. Pero los que lo defienden sin saberlo y todavía creen que están mejorando la “eficiencia” el estado de bienestar, son un peligro público, votan sin conocer los nocivos efectos de su voto.

Bajo el disfraz del mensaje de sostenibilidad del estado de bienestar se esconden ideólogos del neoliberalismo, y nos lo quieren colar con calzador y, lo que es peor, nos lo han colado en el peor momento para nuestro país que podrían haberlo hecho: aprovechando una crisis sin precedentes.

Es penoso escuchar a tus conciudadanos hablar alegremente de despilfarro [dentro del cual la mayor parte es gasto público esencial], del insostenible estado de las autonomías [¿y por qué no de los gastos militares, de la iglesia o del estado central?], de lo que nos cuestan nuestros políticos [¡lo que nos ha costado es tener políticos que podamos votar libremente!], del fraude en los subsidios de desempleo [insignificante frente al de los empresarios o frente al fraude fiscal y la economía sumergida], de los costes farmacéuticos de los pensionistas [¿mejor se mueren y no cuestan nada ni cobran pensiones?], de los inmigrantes que abusan del sistema [¿después de que el sistema lleve años abusando de ellos?]

Y lo más triste es ver que se está haciendo todo con los votos de trabajadores, pensionistas, inmigrantes y que esos votos nos empujan a que todos suframos las consecuencias de un preconcebido y perfectamente planificado desmonte del estado de bienestar, sólo porque es caro para unos pocos que, aunque puedan pagarlo, prefieren gastar en su lujo personal y no pagar para que unos pocos millones de “vagos” lo disfrutemos. Y, ojo, que también lo pagamos. Con años de trabajo, y con dinero de nuestros impuestos y cuotas sociales.

Sin embargo todos mandan correos basura, bombardean los bares de frases hechas: “todos los políticos son iguales”, “los sindicatos son unos pesebreros”, “los inmigrantes se llevan las subvenciones y nosotros a trabajar”, que si catalanes, que si andaluces… ya me gustaría escuchar dos argumentos coherentes que fundamentaran algunas de sus hipótesis.

Todas las afirmaciones populistas de la derecha cojean, a todas les faltan argumentos serios o, más bien, todas tienen argumentos superficiales. Nada más hay que escuchar a Rajoy para descubrir la altura política de su discurso: hacer “lo que hay que hacer”, vamos a “tomar decisiones”, “como dios manda” o “con sentido común” son recetas que no me puedo creer que provengan de un presidente de gobierno. Y que lo hayan votado con un único programa electoral: el aval de años criticando todo lo que hiciera Zapatero.

La única respuesta que puedes escuchar después de rebatir alguna frase estándar es que zapatero ha despilfarrado y nos ha llevado hasta esta situación. Pues vale, bien, pero -por favor- explícame dos o tres cosas en la que se haya despilfarrado y que supongan que nuestro gasto se haya disparado, cosas de envergadura no tonterías como que se ha subvencionado a tal o cual ONG… Las hay, pero ¿lo saben? Es como si sólo leyeran los titulares de larazón (me niego a escribirla con mayúsculas, eso no es un diario serio)

El problema es que la persona que es “de derechas” no es crítica, al menos cuando gobierna la derecha, cualquier cosa es justificada siempre y cuando no lo haga un gobiern0 de izquierdas, es más, la corrupción es asumible mientras no sea un sindicalista o uno del psoe quien se corrompa.. Sin embargo se atreven a generalizar diciendo que los de izquierdas son igual de fanáticos. Pues parece que no, puesto que a pesar de seguir siendo de izquierdas no votan al mismo partido siempre si creen que no han gobernado bien o hay corrupción… Ponen el ejemplo de Andalucía, pero lo cierto es que el psoe ha pasado de ser mayoría absoluta a ser el segundo partido, y han votado más a otro partido. El problema es que a los de derechas no les gusta que voten al psoe, pero menos a izquierda unida… Igualito que en la Comunitat Valenciana o Madrid, donde la corrupción no pasa factura a nadie.

Y por lo visto nadie se da cuenta de la envergadura de las acciones del gobierno actual, una de las más graves pasa totalmente desapercibida: hace unos meses, en las elecciones generales no sólo se votó al Gobierno, también se votó a un Parlamento (Congreso) y al Senado. Poder Ejecutivo pero también Poder Legislativo que, en los primeros meses se ha puenteado descaradamente (sacando sólo Decretos y no Leyes). Es decir, se ha eliminado uno de los tres pilares del Estado, ni más ni menos.

También se ha desechado totalmente el diálogo social, al estilo parlamentario: se llama a los agentes sociales no para negociar, sino para explicarles lo decidido. Y, para el que no lo sepa, este país ha basado su progreso social desde la dictadura precisamente en este diálogo. No se habla con sindicatos aunque representen a más trabajadores afiliados que todos los partidos políticos juntos, pero sí se habla con colegios profesionales en la sombra (¿acaso no son sindicatos obligatorios y corporativos?). No se habla con los profesionales de la sanidad o la educación para hacer recortes, cuando son ellos los que mejor conocen qué déficits y excesos tienen y, posiblemente, tengan propuestas que mejoren -de verdad- la eficiencia. Pero es que son comportamientos ideológicos, no se cree en la democracia real, sólo en aparentarla. En eso la derecha se aleja demasiado de los ciudadanos, aunque muchos no lo sepamos.

Pues no lo entiendo, no comprendo por qué debemos sacrificar tanto sin más explicaciones, sin debate parlamentario, sólo que haya déficit justifica lo que nos perjudica a todos pero bien que defienden los intereses bancarios y de las grandes empresas. Y si no que le pregunten a las eléctricas ¿por qué se recortan las subvenciones a renovables (nos beneficia a todos) y no quieren ni hablar de una cuota a la producción hidroeléctrica o nuclear, ya amortizadas? Cobran lo mismo por kw sea la fuente que sea, cree empleo o no, contamine o no, provoque gastos para la salud o no, genere déficit en nuestra balanza de pagos o no … Para las eléctricas será igual, pero para los ciudadanos no ¿acaso no nos interesa más que haya menos contaminación -y lo que se pague por ella como cuotas de CO2? ¿o que las eléctricas no puedan pactar con ellas mismas precios que garanticen sus negocios, para dar entrada a la competencia renovable que haga bajar realmente el exagerado precio que pagamos? ¿no nos viene mejor que haya más empleo y posibilidades de desarrollo? ¿no preferimos más independencia energética del petróleo o del gas extranjero y de sus precios manejados por mercados financieros?

Sí que hay déficit, quizás excesivo, quizás impagable. Pero podría ser por casualidad … ¿porque no hay ingresos?… y ¿por qué no hay ingresos? ¿no habría que gastar en funcionarios de hacienda para recaudar más de lo “sumergido”? ¿o de la inspección de trabajo para eliminar fraudes en trabajadores, pero también donde hay más, en las empresas? ¿y por qué no revisar el sistema de subvenciones de las grandes empresas que despiden trabajadores, que contaminan, que ganan a costa del gasto público?

Pero eso no es de derechas. Bueno, haga lo que haga rajoy, la culpa será zapatero. Hasta que nadie se acuerde del anterior presidente, tendremos derecha para rato…

Anuncios