La mano

¿No nos hemos preguntado alguna vez por qué no podemos mover de forma independiente unos dedos de otros en la misma mano?

El problema no es biomecánico, curiosamente, parecería que los músculos del antebrazo que mueven los dedos tienen alguna conexión entre ellos, pero no es así, son totalmente independientes.

Es una cuestión cerebral: para nuestra mente la mano es un conjunto, que funciona para algo en concreto. Es decir, damos órdenes a la mano para que haga una función, no a cada dedo para que se mueva de una forma u otra.

De esta forma es más fácil manejar nuestras manos, aunque para ello se requiera mucho tiempo de aprendizaje mientras somos niños, tocándolo todo, cogiendo cosas con pesos diferentes, desarmando juguetes…

Una vez sabemos a priori cómo son las cosas que nos rodean, tan sólo tenemos que enviar órdenes al cerebro para hacer algo y no para explicar a la mano cómo tiene que hacerla. Ellas ya saben ¿tendrán su propio cerebro?

Este es otro de los motivos, junto a nuestra vista, que nos diferencian tanto de otros seres.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: